NARRADOR La construcción de las vías del Ferrocarril Interoceánico progresaba a la perfección. El ingeniero a cargo de la magna y revolucionaria obra progresista en Cuautla era Salvador Ruvalcaba. El orgullo de su trabajo se podía percibir en toda la región. Sin importar dónde se encontraba, imaginaba la ruta idónea hacia la capital. 
SALVADOR (AUTORITARIO)¿Y los mapas de la ruta? Necesitamos corroborar los estudios orográficos y las distancias para marcar la dirección de las vías. (CHASQUEA) ¡Rápido, señores!
NARRADOR De pronto, de las inmediaciones del cerro, se    acercó una hermosa mujer. Portaba poca ropa y llamó la atención de varios de los obreros. Se dirigió a Salvador al escuchar el tono tan severo en el que hablaba. 
CIHUATL IUKAYOTL (CONFUNDIDA) Señor, ¿por qué le habla así a sus prójimos y allegados?
SALVADOR (EXTRAÑADO) El encargado de la construcción del tren, señora: Salvador Ruvalcaba. Si tiene algún inconveniente, no es de mi incumbencia. 
CIHUATL IUKAYOYL Mi nombre es Cihuatl Iukayotl, no señora. Noté que han tirado muchos sauces, zompantles, mezquites, ahuehuetes y amates; sabe la razón. 
SALVADOR Son para las vías del tren. (TONO BURLÓN) Mire, Ci-hua-tl, estamos trabajando en algo importante, así que le pediré que se retire. Los árboles deben talarse sí o sí.
CIHUATL IUKAYOTL (TRANQUILA) Creo que está mal entendiendo lo que le quiero decir.
SALVADOR (CANSADO) Tenemos mucho trabajo y el sol está pegando fuerte. ¡Vaya a molestar a otro lado! 
NARRADOR Cihuatl caminó por los alrededores donde se encontraban los obreros trabajando. Sintió mucha tristeza al ver la depredación de cientos de árboles que alguna vez le dieron sombra. Vio que en lugar de troncos de madera había vigas de acero por doquier. 
CIHUATL IUKAYOTL Sólo quería advertirles que justo en esta parte corre una gran energía natural. Es un lugar sagrado desde tiempos inmemorables. Por favor, dejen a la naturaleza en paz. 
SALVADOR Esos cuentos de energías naturales y lugares santos no nos van a detener. La ruta ya está establecida: esta arboleda detiene el progreso. 
CIHUATL IUKAYOTL No puede hacer eso. ¡Qué no me escucha! Esta zona es vital para la madre naturaleza, aquí se concentra…
SALVADOR (MOLESTO)Sí continúa en estas instalaciones me veré obligado a llamar a la gendarmería.
SALVADOR (EXTRAÑADO) ¿Viento? ¿En esta época del año? 
CIHUATL IUKAYOTL Quiere llamar su atención.
SALVADOR (ESPANTADO) ¿Quién quiere llamar la atención de qué? (GRITANDO) ¡Los planos!… ¡Tómenlos!
NARRADOR El viento era tan fuerte que hizo caer a todos los que estaban en el sitio de la construcción. Los planos volaron sin rumbo por algunos momentos hasta que fueron a dar justo donde estaba Cihuatl. Ella era la única que estaba en pie. 
SALVADOR (GRITANDO DESESPERADO) ¡Cihuatl!(QUEJÁNDOSE) Sujete los planos, por favor; no los podemos perder porque no tenemos copia de ellos. 
CIHUATL IUKAYOTL Debe cambiar la dirección de la ruta.
SALVADOR (APRESURADO Y AGITADO)¿Qué es lo que está pasando? 
OBRERO (AGITADO Y GRITANDO) Ingeniero, el viento tronó unos árboles y cayeron sobre las vigas y materiales. Si sigue el mal clima, quedarán sepultados. 
CIHUATL IUKAYOTL La madre naturaleza les está pidiendo que modifiquen los planos de su ruta. 
SALVADOR (CONFUNDIDO) ¿Cómo va a ser posible tal cosa?  
CIHUATL IUKAYOTL Sé lo que le estoy diciendo.
SALVADOR (GRITANDO Y AGITADO) Deme el plano, Cihuatl. Démelo para que cambiemos la ruta cuanto antes… ¡Hombres, atención! Alejémonos de esta zona, pronto.
CIHUATL IUKAYOTL (TRANQUILA) ¡Tengo su palabra! ¿Jamás tocarán esta parte de las arboledas? 
SALVADOR (ACELERADO) Lo juro, pero dígale a la madre naturaleza que se detenga. La pérdida de los materiales sería costosa. ¡Haga algo, por favor!
NARRADOR Cihuatl, tomó una flor y le susurró algo al pequeño brote y, como por arte de magia, el tempestuoso clima se comenzó a serenar. 
CIHUATL IUKAYOTL (TRANQUILA) Madre naturaleza, ellos serán fieles a su palabra. 
NARRADOR Cihuatl tomó los planos que todavía volaban inexplicablemente a su alrededor y se los llevó a Salvador para que trazara la nueva ruta. El ingeniero tomó un bolígrafo que tenía con él y comenzó a rayar los planos. 
SALVADOR (SORPRENDIDO) ¡Quién es usted!
CIHUATL IUKAYOTL (TRANQUILA)La madre naturaleza es buena, sólo tiene que estar atento a sus señales. 
SALVADOR (APENADO) Gracias por la advertencia, Cihuatl, no creí que hablara en serio. 
CIHUATL IUKAYOTL (TRANQUILA) Ella es sabia y respetuosa. Ella permite que hagan muchas cosas pero sin perjudicarla. 
SALVADOR (CONFUNDIDO) Mis hijos no creerán el día que tuve hoy. 
SALVADOR (APENADO) Estoy muy apenado; permítame invitarle un cuenco de aguardiente como señal de buena voluntad. 
CIHUATL IUKAYOTL (TRANQUILA)No hay mayor regalo que el que me hayan hecho caso. Gracias, pero debo irme. 
SALVADOR (TRANQUILO) Que tenga buen camino, Cihuatl.
NARRADOR Esa tarde Salvador Ruvalcaba comprendió que debe existir un equilibrio universal entre el progreso tecnológico y la naturaleza. La explotación acelerada puede llevar a la inestabilidad del frágil ecosistema y por consecuencia, al caos. La madre naturaleza es sabia, sólo hay que estar atento a sus señales.     

Síguenos en nuestras redes sociales