actividad económica de "el hospital"

Caña

El estado de Morelos se ha vinculado estrechamente a la producción de azúcar desde la llegada de los españoles hasta nuestros días. Hernán Cortés encontró en Cuernavaca una zona favorable para introducir caña de azúcar. Otros españoles siguieron su ejemplo y, a partir del siglo XVII, las haciendas azucareras proliferaron en los fértiles valles de Cuernavaca y Cuautla, convirtiéndose la región en una de las más importantes productoras de azúcar de Nueva España.

Para 1796 ya existían nueve haciendas en Cuautla: Nuestra Señora de Guadalupe, Santa Inés, Casasano, Calderón, El Hospital, Buenavista, Mapaztlán, Coahuixtla y Tenextepango, y los ranchos de Puxtla y Olintepec, señala Carlos Barreto Mark, en su libro Apuntes para la Ystoria: El sitio de Cuautla de 1812.

Las haciendas y su modo de producción fueron heredadas directamente de la sociedad feudal y de la encomienda. La revolución y la reforma agraria destruyeron a las haciendas y dieron lugar a otras formas de producción.

Comunidad cañera de La Ex-hacienda El Hospital:

A 4.8 kilómetros en dirección Suroeste de la localidad de Cuautla. En 1569 se inició la construcción de la entonces Hacienda de la Concepción en 25 mil metros cuadrados de terreno.  De estilo neoclásico, está realizada con base en muros corridos de mampostería con clausura de puertas y ventanas mediante ladrillo de barro.  Durante años fue propiedad de la congregación de los Hermanos de San Hipólito y a partir de 1831 pasó a particulares.

La hacienda fue productora de azúcar, contó con acueducto, cárcamo, trapiche, capilla, chacuaco, purgares, casa del hacendado, huerta y barda perimetral.

Se señala en el dictamen del INAH, «se inició el movimiento revolucionario, mismo que llevó a la ruina y destrucción a la mayoría de las haciendas de la región”. La ex hacienda El Hospital todavía presenta huellas de las balas revolucionarias en sus muros, de hecho ha sido testigo de la historia de esta parte de México desde la Colonia.

Al terminar la Revolución se repartieron las tierras de la hacienda entre los ejidos de Villa de Ayala, Anenecuilco, El Hospital, Moyotepec, Calderón y Cuautla». Al casco de la hacienda le quedaron poco más de tres hectáreas.

Mojarras

En Morelos se produce mojarra, trucha, langostino y bagre, además de langostino de agua dulce y se estima que al año, el valor de la producción de carne de peces es de 60 millones de pesos.

También conocida como «tilapia», esta especie llega a los más de 85 estanques que hay en la localidad, unos de diferentes tamaños, aunque en su mayoría miden 16 cm de ancho por 70 cm de largo y un metro de profundidad en los que caben de cinco a seis mil mojarras.

Cuautla no es un municipio con una gran producción acuícola, sin embargo, en colonias como Puxtla y la Ex Hacienda del Hospital; la producción de mojarras destaca, pues son años los que productores llevan cuidando y reproduciendo estos animales.

Sin duda, la mejor mojarra la encuentras en la Ex Hacienda El Hospital, ubicada al este de Cuautla, lugar donde resalta su producción y preparación. En este lugar, durante varios años, decenas de familias se han dedicado a hacer de esta especie de peces deliciosos platillos y reconociendo así a la zona por su labor gastronómica. Zarandeadas, a la barbacoa, empapelada, al mojo, a la diabla, a la mexicana, al ajillo, y rellenas son sólo algunas de las formas en las que se puede degustar de una mojarra, la cual literalmente es llevada del estanque al comensal.

La producción en Morelos de peces para consumo humano pasó de 700 a mil 200 toneladas, de las cuales, el 35 por ciento es consumido por visitantes y habitantes locales durante el periodo vacacional de Semana Santa. Al respecto, Ignacia Barreto Campos, productora de peces para consumo humano en la comunidad El Hospital, en Cuautla, vende durante todo el año y sabe que la mejor temporada es en Semana Santa.

Los invitamos a ser parte del impulso económico de estas localidades lo que ayudará, sin duda alguna, a que mejoren su calidad de vida, contribuyendo así a un mejor futuro para nuestro México.